2022-04-11
Buena Esperanza
719 Vistas

ASAMBLEA Y MANIFESTACION EN EL C.C.A



Este viernes 8 a de abril se realizó en el Club Cultural Argentino una asamblea para elegir autoridades, en medio de una manifestación que se oponía a su realización.
De la mano del normalizador Abraham Gambluch y unas 38 personas se realizó en las instalaciones del C.C.A una asamblea del tipo extraordinaria para elegir autoridades, en medio de mucha tensión, cánticos, indignación y reclamo de unas 200 personas que se hicieron presentes a los fines de solicitar se suspendiera la asamblea, ya que en la acotada lista de socios, excluía a personas que aseguraban haber sido socios toda su vida, en la lista no se encontraban aquellos que han sido culturalistas de generación en generación, ignorando hasta los socios que son vitalicios, algo que va incluso en contra del propio estatuto del club.

En la manifestación hubo una importante presencia policial, que se encargó de impedir el paso a los que estaban fuera de la institución y custodiar la puerta de ingreso para que efectivamente se desarrollara la asamblea y que los socios y simpatizantes dejados fuera de la posibilidad de votar no pudieran ingresar, lo que provocó gran indignación de los presentes, entre los que se encontraban, mujeres, adolescentes, hombres jóvenes y de la tercera edad, que se presentaron con patrocinio letrado a los fines de impugnar la asamblea por varias irregularidades que se han dado en la convocatoria y su publicidad, ya que fueron estos los socios excluidos los que dieron a conocer la convocatoria en los medios locales y en las redes sociales. Lo que había llevado a un cruce entre el normalizador Abraham Gambluch y el ex presidente Pedro Barroso quien aseguró públicamente haber sido amenazado de muerte por Gambluch.

Cabe destacar que entre los pocos privilegiados a participar de la votación 3 personas manifestaron su disconformidad por entender que se debía permitir que los que estaban afuera tuvieran el derecho a votar ya que todos se conocen y sabían que efectivamente eran socios del club, algunos de los presentes fueron presidentes de la institución o miembros de comisiones anteriores.
Ante la imposibilidad de ingresar y la tensión reinante, se solicitó la presencia de la jueza de paz para que constatara lo que pasaba dentro y fuera del recinto, a quien sí se le permitió el ingreso para realizar dicha constatación y luego de la intervención de la funcionaria, se permitió el ingreso de tres personas que estaban afuera, quienes ingresaron con la abogada que los acompañaba, en representación de todos aquellos que no podían ingresar y expresaron ante el normalizador cuáles eran sus reclamos, explicaron las causales por las que la asamblea no era válida y la impugnarían, quienes ante la falta de respuestas aseguraron harán el reclamo de esto ante la justicia, ya que no reconocerán a una comisión nombrada entre unos pocos, presidida por la Sra. Mónica Amieva, que entienden ha sido ilegal e ilegítimamente conformada.

Más allá de las posturas, fue un día sin dudas muy triste para la comunidad de Buena Esperanza, ya que lejos de ver a sus socios y simpatizantes trabajando juntos para volver a ver a la casi centenaria institución resurgiendo después de tantos años de abandono, se pudo ver a gente que ha trabajado mucho en el club, apunto de quebrase, con la voz entrecortada y caras de desconcierto, al no poder creer lo que estaba pasando, se les cerraba la puerta del club de sus amores en la cara, sin causal alguna, sin dudas la intolerancia y la falta de cordura reinó este pasado viernes y creó una herida que va ser muy difícil de cerrar.







Comentar la noticia

Comentarios

Noticia sin comentarios