2021-03-23
Nacionales
221 Vistas

La Justicia había beneficiado al motochorro que mató a la mujer de Ramos Mejía.



Alejandro Miguel Ochoa, el motochorro de 55 años detenido anoche, acusado del robo y asesinato de la psicóloga María Rosa Daglio en Ramos Mejía, fue beneficiado por la Justicia para dejar la cárcel. A pesar de un largo prontuario con más de una decena de causas desde 1990, cuatro estadías en penales bonaerenses y una condena de 2017 por otro violento robo a mujeres en Mar del Plata en el que fue condenado a ocho años y cuatro meses, lo soltaron. Ya suelto, volvió a atacar. Ese ataque, según la imputación del fiscal Federico Medone, le costó la vida a María Rosa.

No solo eso. Para salir de la cárcel, Ochoa le mintió a la Justicia.

El 29 de abril de 2020, luego de recibir la prisión domiciliaria con una decisión de la Sala I de la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata firmada por el juez Marcelo Riquert, juró que se quedaría en su casa de Castelar junto a su mamá, su hermano discapacitado y su hijo pero en lugar de eso salió a robar. También prometió que cada 15 días pasaría por un juzgado a notificarse pero nunca lo hizo.

La Justicia tardó seis meses en darse cuenta y ordenar que vuelva a la cárcel pero nunca lo fueron a buscar. Recién se interesaron cuando en todos los medios se difundió el video del violento robo a Daglio y se conoció que había muerto a raíz de los golpes en su cabeza. No solo eso: según registros consultados por el fiscal Medone, fue detenido en 2020 tras su salida por supuestamente cometer un robo en Morón.
El 17 de febrero de 2016, Ochoa, de acuerdo a la condena, salió con su moto a robar por la calle Pellegrini en Mar del Plata. Primero le quitó la cartera a una mujer mayor y luego, en su raid delictivo, intentó arrebatarle la mochila a una chica. En el segundo caso la situación se complicó porque el brazo de la víctima quedó enganchado y fue arrastrada por la moto. La situación terminó con Ochoa detenido y la chica en el hospital con su brazo derecho fracturado en tres partes distintas.
Por este delito Ochoa fue condenado a 8 años y 4 meses de prisión acusado de robo agravado y lesiones graves. Debía permanecer en la cárcel de Batán hasta el año 2024 pero algo interrumpió su estadía en ese penal: la pandemia del COVID-19.
Sin embargo, no conformes con esta resolución, el acusado y su defensora apelaron la medida y llegaron hasta la Cámara de Apelaciones donde las cosas les resultaron mucho más favorables.

En un fallo del 29 de abril del 2020 el juez Marcelo Alfredo Riquert revirtió la decisión y ordenó que Alejandro Miguel Ochoa saliera de la cárcel y fuera directamente a su casa en el oeste del conurbano bonaerense, en Castelar, junto a su familia. El juez hasta valoró como positivo que Ochoa haya realizado talleres de yoga, teatro y ajedrez.

Entre sus fundamentos para ordenar la domiciliaria, el magistrado consideró que efectivamente el EPOC y las afecciones urinarias que sufre Ochoa son una motivación válida para mandarlo a su casa, a pesar de que tribunales en otros fueros negaron domiciliarias a detenidos con patologías mucho más graves.

“El delicado estado de salud que aqueja al causante (Ochoa) –que lo incluye dentro de la población de riesgo, en el contexto de la pandemia mundial de COVID-19-, más el informe penitenciario que aconseja el otorgamiento del régimen de prisión domiciliaria y sumado a ello, los prometedores dictámenes tanto personales (elaborados en el marco del encierro), como familiares (en la vivienda parental) nos permiten concluir en la viabilidad del cumplimiento de pena domiciliaria, mientras se mantenga el período de vigencia del aislamiento”, explica el juez.

La familia de María Rosa Daglio convocó a una marcha para reclamar justicia y piden cadena perpetua para el delincuente. Alejandro Miguel Ochoa había sido liberado en octubre de 2020 por la pandemia del coronavirus.

El motochorro que mató a mi mamá fue beneficiado por "este Gobierno”, dijo la hija de la mujer asesinada en Ramos Mejía.










Comentar la noticia

Comentarios

Noticia sin comentarios